Noticias Preguntas frecuentes Dónde estamos Contacto
Productos

Acoples disponibles

Catálogo Riego RAESA

Catálogo aspersores VYRSA

Tubos para bombas sumergidas en aluminio

Cabezales de riego en aluminio



Aplicaciones

Cultivos alimentarios

Cultivos agro-industriales

Cultivos hortícolas

Construcción y minería

Proyectos y formación

Aplicaciones / Cultivos alimentarios / Maíz

MAÍZ (Zea mays)

El maíz pertenece a la familia de las gramíneas. 

Los mayores rendimientos en maíz se obtienen si no se superan horquillas de temperatura mínimas de 8ºC y máximas 30ºC.
El maíz es uno de los cultivos más exigentes en agua, cobrando la elección del sistema de riego una importancia vital.

El riego por aspersión en maíz asemeja las condiciones de aplicación a la misma lluvia natural. Un sistema de riego por aspersión en maíz presenta múltiples ventajas como: la limpieza mediante el riego de la superficie de las hojas mejorando la eficiencia de las plantas de maíz, el riego por aspersión en maíz permite tanto luchar contra las heladas como reducir la temperatura de las plantas de maíz, luchar contra las plagas simplemente con la aplicación del riego, e incluso añadiendo al agua para el riego mediante aspersión desde plaguicidas hasta abonos foliares.

El riego por aspersión en un cultivo de maíz, al presentar un porcentaje de sombreo del 100%, apenas difiere en cuanto a eficiencia del resto de sistemas de riego, presentando el riego por aspersión múltiples ventajas frente al resto como la durabilidad y fiabilidad, facilidad de mantenimiento, independencia de mano de obra especializada, facilidad de almacenaje, coste/ha del riego por aspersión, valor de venta residual, etc frente al resto de sistemas de riego.

Por todos los factores anteriormente comentados el riego por aspersión es el más frecuentemente empleado para el riego de maíz en todo el mundo.
Los máximos rendimientos en cultivos de maíz se obtienen en aquellos suelos con PH comprendidos entre 6 y 7, profundos, ricos en materia orgánica y con buen drenaje.

Antes de sembrar el maíz se efectúa un arado del terreno con grada y según las condiciones edáficas también se realiza previamente un arado de vertedera. Se realiza la siembra a una profundidad de aproximadamente 5cm. El marco de siembra del maíz generalmente es de 0.8-1 m x 20-25 cm.
El maíz precisa un abonado débil en las primeras fases de desarrollo del cultivo y más adelante abonados ricos en P y K con un porcentaje mayor de N durante el crecimiento vegetativo del cultivo de maíz.


RAESA | Crta.Santander Km.14 Fuentes de Valdepero, Palencia (España) | +34 979706060 | palencia@raesa.com
Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies | Contacto Clonica diseño web